Our Work and Model

FIVE THINGS TO KNOW AND QUESTION AS WE ORGANIZE FOR STRUCTURAL CHANGE IN POLICING / CINCO COSAS QUE DEBE SABER Y CUESTIONAR MIENTRAS NOS ORGANIZAMOS PARA LOGRAR EL CAMBIO ESTRUCTURAL EN LA VIGILANCIA POLICIAL

The path to peace and security in neighborhoods are jobs, education, health, housing, treatment and effective violence intervention that includes street workers, and community safety nets for formerly incarcerated people. Policing that controls and criminalizes Black and Brown bodies is the problem not the solution! 

Many of you have asked us for resources and thinking to deepen your organizing around police brutality. As a start, please take a close look at the Bring the H.E.A.T. framework developed by Pastor Ben McBride and LIVE FREE leaders and clergy in California and now shared nationally as a framework for transforming policing. 

As Pastor Ben has said, this work needs to be anchored in the narrative truth that a warped police system that defines Black people, and people of color of all races as threats and kills them with impunity is an expression of anti-Black hate and racism on which this country was founded and still has not rectified. 

Bring the H.E.A.T. focuses on Hiring (including challenging the idea that police need to be men who carry toxic masculinity into communities of color), Equipment (including practices such as chokeholds that cops are taught to use), Accountability (transparency and consequences for abuse) and Training (led by the community). It is a proven framework for making concrete demands that end police killings and begin to build a new system focused on safety and peace. The starting point is challenging your city council people, mayors and police chiefs to sign our pledge to #FireAllRacistCops

Across Faith in Action and the larger movement we’re seeing organizations making and winning demands to:

  • Defund police departments and move money to civilian violence prevention, such as gun violence prevention street workers, and community safety-nets for returning citizens, and to investments to increase access to jobs and housing. (examples: Minneapolis, Los Angeles and Philadelphia)
  • Get police out of schools, colleges and universities, and public transit and rely instead on civilian violence prevention and restorative justice programs. (examples: Minneapolis, Denver, and Portland)
  • Change use of force and discipline policies to hold police officers accountable for abuse (examples: Indianapolis and California)

These are just the start! With our sisters and brothers in Minneapolis, we’re building on these concrete policy changes to imagine and advance a new vision for neighborhoods safety and peace that does not rely on policing and incarceration. 

To help fuel more and deeper organizing we want to share some of what we are learning together from the young Black and Latino activists leading this movement and from your organizing. 

  1. Police union contracts shield officers from accountability for brutality and killings. Look up what provisions have been included in your city’s contract with the police union here. Find out when the contract is up for renewal and work with Black and Brown organizers and activists to make removing these provisions a citizen demand in the negotiations. We can also demand that Departments rewrite their use of force policies.
  2. So-called Police Bill of Rights in 15 states passed as a result of police union lobbying have similar protections shielding police when they abuse their power. These laws need to be repealed as part of state legislation to raise standards for use of force and require transparency in police use of force and racist communication.
  3. White supremacist groups have infiltrated your police department. For decades neo-Nazi, Klan and other White Supremacist, Isalamophobic, anti-goverment, immigrant-hating groups like the Oathkeepers have worked to get their members hired as police officers and recruited officers into their organizations. The Bring the H.E.A.T. demands to #FireAllRacistCops are critical because there is so much explicit racism and recruitment of police into White Power groups. Organizations should also demand that police leaders audit all police issued phones, lockers, emails, chat rooms to assess explicit bias of law enforcement officers and fire those officers who are spreading hate.
  4. Police contracts with school districts, colleges and universities and transit systems can be terminated. Organizers successfully pushed the Minneapolis Public Schools, the Parks and Rec Department and the University of Minnesota to cut ties with the Minneapolis Police Department. Groups in other cities could demand the end to similar contracts as part of replacing police with unarmed civilian staff responsible for safety and violence prevention. Organizers are making similar demands for public transit.
  5. Follow the Money. Pressure is growing to defund police departments and shift resources to civilian violence prevention programs (such as violence-intervention street workers that many Faith in Action organizations have been organizing for through LIVE FREE), civilian mental health crisis teams, drug treatment, jobs, health care and housing. Freedom to Thrive: Reimagining Safety and Security in Our Communities by @CPDAction @byp100 @Law4BlackLives documents cities spending 30-40% of every tax dollar on policing. The report provides resources for local divest/invest organizing. The cycle of creating a municipal budget begins a year before it is passed, so it is never too early (or too late) to make demands to shift funding from police to more effective ways to bring peace and safety to our communities. We also need to end funding for policing and jails that comes from fees and fines.

It is also possible to demand that police departments be disbanded and replaced by smaller institutions focused on public safety that have been purged of racist police and practices. This where Minneapolis is headed.


El camino a la paz y seguridad en los vecindarios es empleos, salud mental, vivienda, tratamiento e intervención de la violencia que incluye a los trabajadores de la calle, y redes de seguridad comunitarias para las personas previamente encarceladas.  ¡La vigilancia policial que controla y criminaliza los cuerpos negros y de color es el problema, no la solución!

Muchos de ustedes nos han pedido recursos e ideas para profundizar su trabajo organizador alrededor de la brutalidad policial.  Para empesar, por favor miren detenidamente al marco de Bring the H.E.A.T. desarrollado por el Pastor Ben McBride y los líderes de LIVE FREE y el clero en California, el cual ya se compartió nacionalmente como marco para transformar la vigilancia policial.

Como ha dicho el Pastor Ben, este trabajo debe estar anclado en la verdadera narrativa de que un sistema policial torcido que define a las personas negras, y a las personas de color de todas las razas como amenazas y los matan impunemente es una expresión del odio y racismo anti-Negro en el que este país se fundó y que todavía no se ha rectificado.

Bring the H.E.A.T. se enfoca en Contratación (Hiring) (incluyendo el desafío a la idea que los agentes de la policía deben ser hombres que llevan la masculinidad tóxica a las comunidades de color), Equipo (Equipment) (incluyendo prácticas tales como llaves al cuello que se les enseña a usar a los agentes de la policía), Rendición de Cuentas (Accountability) (transparencia y consecuencias por el abuso), y Capacitación (Training) (dirigida por la comunidad).  Es un marco comprobado para hacer demandas concretas que terminen con los asesinatos policiales y comiencen a construir un nuevo sistema enfocado en la seguridad y la paz.  El punto de partida es desafiar a los miembros de su consejo municipal, alcaldes, y jefes de policía a que firmen nuestro compromiso de #DespedirATodosLosPolicíasRacistas.

A través de Fe en Acción y el movimiento en general, estamos viendo que las organizaciones están haciendo y ganando las demandas para:

  • Retirar el financiamiento de los departamentos de la policía y mover el dinero a la prevención de la violencia civil, como los trabajadores de la calle que trabajan para prevenir la violencia de armas, y redes de seguridad comunitarias para los ciudadanos que regresan, y a las inversiones para aumentar el acceso a los empleos y viviendas. (ejemplos: Minneapolis, Los Ángeles y Filadelfia)
  • Sacar a la policía de las escuelas, colegios y universidades, y la transportación pública y mejor depender de la prevención de la violencia dirigida por civiles y programas de justicia restaurativa. (ejemplos: Minneapolis, Denver, y Portland)
  • Cambiar el uso de las políticas de fuerza y disciplina para pedirles cuentas a los agentes de la policía por el abuso (ejemplos: Indianápolis y California)

¡Esto es sólo el comienzo!  Con nuestros hermanos y hermanas en Minneapolis, estamos construyendo sobre estos cambios concretos de políticas para imaginar y avanzar una nueva visión para la seguridad y la paz de los vecindarios que no dependa de la vigilancia policial y el encarcelamiento.

Para ayudar a impulsar el trabajo organizador, y profundizarlo, queremos compartir parte de lo que estamos aprendiendo juntos de los jóvenes activistas negros y latinos que dirigen este movimiento, como también del trabajo organizador de usted.

  1. Los contratos de la unión policial protegen a los oficiales de tener que rendir cuentas por la brutalidad y los asesinatos.  Vea aquí las provisiones que se han incluido en el contrato de su ciudad con el sindicato de la policía. Averigüe cuándo se ha programado la renovación del contrato y trabaje con los organizadores y activistas negros y latinos para hacer que la eliminación de estas provisiones sea una demanda de los ciudadanos en las negociaciones.  También podemos exigir que los Departamentos reescriban sus políticas del uso de la fuerza.
  2. La Supuesta Carta de Derechos de la Policía en 15 estados aprobada como resultado del cabildeo sindical de la policía tiene protecciones similares protegiendo a la policía cuando abusan de su poder.  Estas leyes deben revocarse como parte de la legislación estatal para elevar las normas del uso de la fuerza y exigir transparencia en el uso de fuerza y la comunicación racista por la policía.
  3. Los grupos de supremacía blanca se han infiltrado en su departamento de policía. Por décadas, los grupos neonazi, Klan y otros grupos de Supremacía Blanca, islamofóbicos, anti-gobierno, y grupos que odian los inmigrantes como los Oathkeepers han trabajado para que sus miembros sean contratados como agentes de la policía y han reclutado a agentes en sus organizaciones.  Las demandas de Bring the H.E.A.T. de #DespedirATodosLosPolicíasRacistas son cruciales porque hay mucho racismo explícito y reclutamiento de policías en los grupos del Poder Blanco.  Las organizaciones también deben exigir que los líderes de la policía auditen todos los teléfonos, casilleros, correos electrónicos, y salas de chat emitidos por la policía para evaluar el sesgo explícito de los agentes del orden público y despedir a aquellos agentes que están propagando el odio.
  4. Los contratos de la policía con distritos escolares, colegios y universidades y sistemas de tránsito pueden ser terminados. Los organizadores presionaron con éxito a las Escuelas Públicas de Minneapolis, el Departamento de Parques y Recreación, y la Universidad de Minnesota para cortar toda relación con el Departamento de Policía de Minneapolis.  Los grupos en otras ciudades podrían exigir el fin a contratos similares como parte de reemplazar a la policía con personal civil desarmado con la responsabilidad de la seguridad y la prevención de la violencia.  Los organizadores están haciendo demandas similares para la transportación pública.
  5. Seguir el Dinero. La presión está aumentando para retirar el financiamiento de los departamentos de la policía y transferir los recursos a los programas de prevención de violencia civil (así como los trabajadores de la calle que hacen la intervención de la violencia por los cuales han estado organizando muchas organizaciones de Fe en Acción por medio de LIVE FREE), equipos civiles de crisis de salud mental, tratamiento de drogas, empleos, cuidado de salud y vivienda. La Libertad de Prosperar: ReImaginando la Protección y Seguridad en Nuestras Comunidades por @CPDAction @byp100 @Law4BlackLives documenta que las ciudades gastan 30-40% de cada dólar tributario en la vigilancia policial.  El informe proporciona recursos para el trabajo organizador local de desinversión/inversión.  El ciclo de crear un presupuesto municipal comienza un año antes de aprobarse, y por lo tanto nunca es demasiado temprano (o demasiado tarde) para demandar que los fondos de la policía pasen a formas más eficaces de llevar la paz y seguridad a nuestras comunidades.  También tenemos que terminar con el financiamiento de la vigilancia policial y las cárceles que resultan de tarifas y multas.

También es posible exigir que los departamentos de la policía sean disueltos y reemplazados por instituciones más pequeñas enfocadas en la seguridad pública que han sido depuradas de la policía y las prácticas racistas. Este es el camino que lleva Minneapolis.

BUILDING A PEOPLE-POWERED MOVEMENT

JOIN YOUR LOCAL FEDERATION

Join Us

TAKE
ACTION!

Take Action